Shiatsu

SHIATSU

shiatsu3

Shiatsu es una palabra japonesa compuesta por los términos Shi, que significa <dedos> y atsu, que quiere decir <presión>. Se trata de una terapia de manipulación en la que, además de los dedos, el terapeuta utiliza otras zonas del cuerpo para trabajar, como los codos, las rodillas o los pies, se presionan los puntos localizados a lo largo de los meridianos de acupuntura para estimular la circulación de chi y mejorar la salud y el bienestar general del paciente.

Historia

La medicina china entró en Japón alrededor del siglo X y las técnicas manuales de presión, imposición de manos y masaje eran conocidas como anma. Con el tiempo anma estaba reducido a tratar solamente simples tensiones y a principios del siglo XX fue regulado solo para promocionar placer y comodidad. Algunos terapeutas empezaron a utilizar el nombre shiatsu para evitar las regulaciones restrictivas. En los años 50 el gobierno japonés reconoció el shiatsu como terapia legitima.

shiatsu2

Fundamentos del Shiatsu

Los principios del shiatsu se basan en conceptos de la medicina tradicional china, tales como: (en la web aquí hay un gran espacio que no debe estar)

-Chi. El chi es una energía que circula a través del cuerpo de forma continua. Una correcta respiración, combinada con una adecuada alimentación y un cuerpo ágil y flexible, hará que el chi circule correctamente; sin embargo, una persona con un déficit nutricional y una vida sedentaria tendrá una peor circulación del chi. El shiatsu tiene como misión estimular la circulación del chi por todo el organismo.

-Yin y Yang. En nuestro cuerpo la energía (chi) se manifiesta en yin y en yang, por ende  en todas las partes y órganos del cuerpo. Todas las enfermedades se pueden dividir en enfermedades yin y en enfermedades yang. Con el shiatsu se pueden llegar a equilibrar los vacios o plenitudes,  sean yin o yang.

Diagnostico

El diagnóstico en el shiatsu es muy parecido al que se puede llegar a elaborar en la medicina tradicional china.

Efectos terapéuticos del shiatsu

shiatsu1

El shiatsu, como otras muchas terapias naturales, intenta aumentar la capacidad de autocuración que tiene el hombre estimulando la circulación del chi para que de esta manera se equilibre el estado de salud. Los beneficios y las aplicaciones del shiatsu son numerosos y pueden utilizarse en múltiples afecciones: gastritis, estreñimiento, espasmos gástricos, mala digestión, hipertensión, arteriosclerosis, asma, disneas, retenciones, o incontinencias urinarias, calambres, lumbagos, ciática, contracturas, dolor de espalda, tendinitis, desarreglos menstruales, trastornos de la próstata, impotencia, frigidez, neurosis, neuralgia del trigémino, insomnio, estrés, nerviosismo, histeria, entre otros.

Tratamiento

El masaje se realiza principalmente con el paciente tumbado en el suelo, se acostumbra a poner una esterilla y/o una manta para facilitar la movilidad del terapeuta y la comodidad del paciente. Durante la sesión el terapeuta hace presión con los dedos, pulgares, nudillos, manos, rodillas, codos y,  a veces con los pies. Estas presiones se aplican a lo largo de los meridianos de acupuntura y en otros puntos, utilizando presiones más profundas o superficiales. Deja una agradable sensación de relajación en todo el cuerpo.

Las contraindicaciones del tratamiento mediante shiatsu son relativamente pocas y debe ser el terapeuta quien determine si a un paciente le conviene  o no un tratamiento determinado, las técnicas empleadas en shiatsu van desde las más fuertes o dinámicas, hasta las más suaves.

Se podrían reconocer dos escuelas de shiatsu, la de Tokujiro Namikoshi y la de Shizuto Masunaga, aunque la efectividad depende más de la actitud y habilidad del terapeuta que de un estilo en particular.

shiatsu4               shiatsu6

Duración y número de sesiones

La duración de las sesiones puede oscilar entre una hora y una hora y media, aunque, como en todo, dependerá de varios factores, como la patología del paciente, el número de sesiones a que se le deba someter o, simplemente, su estado general de salud. En cuanto al número de sesiones necesarias, pueden bastar entre tres y diez en patologías comunes, pero variará dependiendo de la enfermedad y del grado de cronicidad de ésta. Una patología crónica necesitará más sesiones que una aguda. Será el terapeuta quien en todo caso decida el número de sesiones necesarias para volver a restaurar el equilibrio.

Aplicado por un terapeuta cualificado, el shiatsu puede ayudar en una gran cantidad de dolencias y patologías de una manera agradable y no agresiva para el paciente, aportando un estado de relajación y bienestar al término de la sesión, independientemente de la patología tratada. Al ser una terapia blanda, puede ser aplicada con beneficios notables en personas de cualquier edad, desde niños a ancianos, y se puede aplicar a todas horas del día, ya que no se precisa ningún tipo de útil ni de aparato para su realización, solamente las manos expertas del terapeuta.