Reiki

REIKI

Reiki es la capacidad que tiene toda persona de transformar su cuerpo en un canal de energía universal curativa.

Reiki es un término japonés compuesto por dos palabras: “rei” se refiere a  algo misterioso, etéreo, trascendental y sagrado, y  “ki” significa algo sutil o energía (del universo).

Reiki puede definirse como una etérea, trascendental y sagrada energía del Universo, que sustenta todo tipo de vida.

Reiki es una técnica de curación sencilla y natural. Cualquiera puede aprender y utilizar Reiki siempre que esté abierto y desee que la energía fluya a través de él. Reiki produce efectos a nivel físico, mental, emocional y espiritual de nuestro ser. Conoce nuestro

La energía discurre por el cuerpo humano a través de unos centros de energía denominados chakras. Para convertirnos en canales de energía universal, un maestro de reiki debe realizar un proceso de apertura denominada iniciación, que elimina cualquier bloqueo que impida el flujo natural de la energía. Después de la iniciación, la persona está en condiciones de tratar tanto a los demás como a sí misma. Esta doble posibilidad curativa es lo que diferencia el reiki de cualquier otro tipo de técnica terapéutica.

Conoce nuestro Linaje: Linaje Espacio Infinito Komyo Reiki Kai

La función del reiki

La función principal del reiki es la de restablecer el equilibrio energético del organismo, actúa sobre todos los campos energéticos  de la persona y sobre los chakras (centros energéticos que tienen la función de acumular, transformar y transmitir la energía a nuestros órganos), sin limitarse al aspecto físico. La sanación que se consigue por medio de Reiki es profunda e integral y va dirigida a sanar desde el origen, reiki ayuda a aliviar los síntomas, pero se centra en tratar las causas para conseguir y mantener un equilibrio total.

Reiki es energía universal, pura. Nuestra actitud es la de ser un simple canal, cuando utilizamos reiki canalizamos energía del universo para sanar, esta capacidad de transmisión se conserva para toda la vida.

El terapeuta, mediante la imposición de manos o la sanación a distancia, canaliza en el cuerpo el flujo de energía necesario para restablecer el equilibrio de la  persona y volver a la salud y bienestar.

Niveles de reiki

En el reiki existen tres niveles de iniciación y uno de maestría.

  • Primer nivel de reiki.

Es el nivel más conocido. Mediante las iniciaciones recibidas del maestro, nos transformamos en canales de energía universal curativa y, a través de nuestras manos, podemos curarnos a nosotros mismos y curar a los demás.

Se aprenden, primero, unas posiciones determinadas en donde situar las manos. Es la primera experiencia como terapeutas. No se puede sanar a otras personas si primero no sabemos curarnos a nosotros mismos.

  • Segundo nivel de reiki.

Las dos características más importantes del segundo nivel de reiki son el aprendizaje de tres símbolos reiki y la sanación a distancia. Los símbolos reiki, además de aumentar la potencia y la concentración durante la imposición de manos que se aplica en el primer nivel, permite realizar una sesión de reiki a distancia es decir, permiten curar a una persona que no está físicamente presente.

  • Tercer nivel de reiki.

Con el tercer nivel de reiki concluye la formación del terapeuta, se aprende un símbolo más.

  • Maestría.

Al alcanzar el grado de maestría se aprenden, básicamente, los símbolos del maestro reiki y la forma en que se deben realizar las iniciaciones.

Aplicaciones terapéuticas

El campo de aplicación terapéutico del reiki es muy amplio, debido a sus características sanadoras de desbloqueo y equilibrio energético de los chakras y a la armonización entre los planos físico, emocional, mental y espiritual de la persona.

El reiki es válido como terapia complementaría, para enriquecer y potenciar los tratamientos de todas las terapias manuales: digitopuntura, drenaje linfático, masajes, reflexoterapia, rolfing, shiatsu, etc. También es útil para todos los profesionales de la curación (alópatas, homeópatas, naturópatas, psicólogos, psiquiatras, terapeutas de flores de Bach, de rebirthing o de vivation, maestros y practicantes de yoga, etc.).

El reiki no está reservado sólo para los seres humanos, es útil para cualquier ser. Los límites de aplicación dependen de nuestra imaginación y nuestra creatividad. Puede emplearse, por ejemplo con animales y plantas e, incluso, aplicarse a alimentos y medicamentos.